Actualmente viendo publicaciones en ¿Sabía que…?

Noticias nuevas y viejas sobre la Campaña de Vacunación Antipoliomielítica en Cuba

Entonces recordó que este martes 27 ya habían terminado la labor en la zona y se sintió tranquilo. No les quedaba ni un solo niño por vacunar contra la poliomielitis.
La prensa cubana y extranjera de este mes ha anunciado detalles sobre la 61 Campaña Nacional de Vacunación Antipoliomielítica oral que se desarrolla en Cuba. Se destaca el hecho histórico que este país fue el primero en las Américas que eliminó esta enfermedad con la campaña llevada a cabo en 1962. También se señalan registros epidemiológicos sobre la enfermedad en Cuba desde el siglo XIX, incluyendo las cinco grandes epidemias. Así que existen muchas cosas que se pueden recordar y contar sobre las inmunizaciones llevadas a cabo por primera vez y en los años siguientes en todo el territorio nacional.
La primera campaña de 1962 tuvo como escenarios a las ciudades y las zonas montañosas. Se aplicaron simultáneamente cinco millones de dosis de la vacuna oral Sabin (en caramelo y suspensión) en la primera campaña, que abarcó el 87.5 % de la población infantil desde 1 mes hasta 14 años de edad, lo que constituyó el 109.4 % de la cobertura planificada. A partir de ese año no se registraron muertes por poliomielitis (hubo diez casos no letales entre 1963 y 1989) y en 1994 la OMS-OPS certificó la eliminación de la poliomielitis en Cuba. Aquello pudo calificarse como una proeza en cuanto a la movilización de miles de personas para hacer realidad aquel sueño.
Por lo tanto, no resulta extraño que se encontrara anexo al informe final sobre la vacunación de la población de Baracoa, el municipio más oriental y montañoso, un relato de un equipo móvil de vacunación en una región de las Cuchillas del Toa, que hoy forma parte del Parque Alejandro de Humboldt, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
La mencionada crónica tiene fecha del 27 de marzo de 1962 y refleja este episodio de la manera siguiente:
Eran dos caminantes desde hacía seis horas. El frío de la madrugada había desaparecido pronto; primero a causa del esfuerzo que realizaban los cuerpos mientras caminaban y, luego, debido al sol, que empezó tibio, pero al poco rato, estableció una presencia molesta. Ahora sus ropas se pegaban a los cuerpos que sudaban y las piernas se sentían débiles para seguir con constancia el trillo que subía y bajaba.
-¿Qué crees de este sacrificio?,- preguntó el hombre de baja estatura.
-Que lo volveremos a repetir, – contestó su compañero, un hombre espigado, que hizo a su vez una pregunta.
-¿Te sientes cansado?
-Un poco. Hacía tiempo que no caminaba tanto… desde que subimos al Turquino, cuando hice el curso para maestro en San Lorenzo.
-Es dura la caminata, dicen.
-Esta no es nada para aquella. ¿Y tú, cómo te sientes?
-Bien. Pensando en que ya casi terminamos nuestra labor.
-Faltan dos casas, las de Guenén y Hermenegildo, – observó el hombre de baja estatura.
El hombre espigado no contestó y durante un gran rato ambos guardaron silencio.
Bajaban ahora una cuesta angosta y escalonada. El hombre espigado iba detrás y observó que su compañero caminaba en forma desenvuelta. Pensó que era una suerte ir en compañía de alguien que estaba acostumbrado a caminos semejantes.
Al principio, cuando los dejó el transporte a mitad de la cuesta irregular de la carretera en construcción porque la neblina espesa impedía la visibilidad, pensó que no tendrían que andar mucho ya que la distancia sería corta.
Envueltos en la neblina fría, veían el paisaje tocado por impresionantes tintes. Las montañas, cercanas y distantes, ya solitarias o formando grupos, surgían a través de la claridad tenue y la neblina, con sus tintes negruzcos y las formas gigantescas. En los abismos y los valles, a ambos lados de la carretera, la niebla se cuajaba y parecía un lago tranquilo y fascinante. ¡Nunca se olvidan esas imágenes que se levantan como farallones frente a la sensibilidad humana!
-Allá abajo se ve una casa,- exclamó el hombre de baja estatura, señalando con el brazo.
-No la veo,- respondió el otro.
-Deja que te acerques. Es a la derecha de aquel platanal. ¿No ves ahora el entablado de palmas?
-Sí, ya veo. Ojalá tuvieran un caballo en esa casa. Uno de los dos iría hasta la casa de Hermenegildo, y así terminaríamos pronto. Pero no tienen, parece. Nos lo dijo la muchacha taciturna que expurgaba el arroz en la otra casa.
-¡Qué linda la niña que estaba con ella!
-¡Qué rubita! Con seis años y pelaba malangas en el suelo.
-Era hermana de la otra.
Mientras tanto habían tomado un trillo lateral al camino y se hallaban en un llano cerca de la casa.
Una mujer pequeña y sencilla, de rostro consumido y descalza, los recibió en la cocina. Era de carácter agradable y conversadora.
Los dos hombres se sentaron en un banco largo de madera, y tomaron agua.
Los muchachos eran cuatro y tomaron sus nombres y edades.
El mayor gagueaba y parecía que le daba pena. Los hombres seguían aún sofocados.
-Estamos muertos de cansancio, señora. ¿Cómo es que Uds. se han metido aquí?,- dijo el hombre espigado.
-Figúrese, yo no vivía aquí antes. Yo era de cerca del pueblo. Pero un día a mi marido le inquietó la idea de hacer una finca de café aunque empleara siete años. Así lo dijo y fíjese, ya tenemos los siete años y es verdad que la finca está hecha. Ah, miren, todos aquellos sacos están llenos de café.
Los hombres se pusieron de pie y miraron hacia donde señalaba la mujer.
Una vez terminada su misión los hombres se despidieron de la mujer, seguidos de un niño con pantalones cortos y sin zapatos que la señora decidió que los guiara en el camino. A pocos pasos atravesaron un arrollo sobre piedras.
El niño avanzó delante. Tenía un andar ligero y saltarín. El hombre alto empezó a bromear con él. Que si se cansaba. Que si era lejos, que si iba a la escuela, que si no faltaba a clases.
En aquella parte el camino seguía paralelo al río. Este se encajonaba en un cauce de paredes altas y rocosas, principalmente en la orilla opuesta al camino. El niño comentó que las aguas eran muy frías. Luego llegaron a un gran salto. El agua caía estruendosamente y por eso le decían “el trueno”, según les manifestó el niño.
Después de un largo trecho, empezaron a subir. De nuevo era un trillo estrecho. Pero esta vez estaba sombreado por árboles diversos. La ascensión, no obstante, se hacía difícil. Los cuerpos se sentían agotados. Fue necesario sentarse algunas veces y coger impulso de nuevo. Así llegaron a la última casa del recorrido.
Los dos hombres entraron en conversación con el campesino, que era flaco y estirado. Tres mujeres observaban desde la cocina sin paredes. Los niños permanecían sentados en el suelo y encaramados en una escalera.
El campesino usaba un hablar franco. Habló de cuando el hambre se pegó al estómago de su familia, allá en el barrio donde vivían. Fue entonces que decidió emigrar a estos parajes lejanos, donde al menos pronto pudo resolver el hambre de la familia.
Al poco rato los hombres y el niño que los acompañaba, comieron un plato de malanga y tres trozos de carne grasa de cerdo, que una mujer frió. Los cuerpos se reanimaron y desapareció la huella invisible del camino.
Decidieron regresar a Manajú en compañía de Hermenegildo, quien explicó que este viaje de retorno no sería por el camino por el cual llegaron hasta allí. Los hombres se despidieron del niño guía y ellos siguieron al campesino que marchaba con paso apurado. Pronto dejaron la estancia cultivada y se introdujeron en el monte espeso.
El campesino se abría paso con su machete y así la marcha se hacía aprisa. Ellos sabían que al frente se encontraba el punto inicial de regreso.
El hombre espigado se dijo para sus adentros: ¿Y si nos perdemos y no salimos a nuestro punto? Habremos perdido un gran tiempo.
Entonces recordó que este martes 27 ya habían terminado la labor en la zona y se sintió tranquilo. No les quedaba ni un solo niño por vacunar contra la poliomielitis.
Autor: Wilkie Delgado Correa
Doctor en Ciencias Médicas. Doctor Honoris Causa. Profesor Titular y Consultante. Profesor Emérito de la Universidad de Ciencias Médicas de Santiago de Cuba.
Junio/2022

La Universidad de Ciencias Médicas de Santiago de Cuba y su efeméride fundacional

Fundada como Escuela de Medicina la Universidad ha graduado 52 961 profesionales para Cuba y el mundo

Mientras en La Habana se celebraban las sesiones de la edición 13 del Congreso Internacional Universidad 2022, del 7 al 11 de febrero, dedicado a la temática Universidad e innovación por un Desarrollo Sostenible inclusivo, en Santiago de Cuba ocurrían las actividades conmemorativas que tenían como efeméride central el 10 de febrero de 1962, fecha del inicio por primera vez de la docencia médica universitaria fuera de la capital de país.

En el acto central se recalcaron ideas y hechos pertinentes en ocasión del 60 aniversario de la institución, tales como los siguientes:

Estaba presente una pequeña representación de quienes un día llegaron como estudiantes a las aulas para cumplir con el mensaje del Che a las universidades, a nombre del gobierno revolucionario, en que expresaba que el pueblo estaba a las puertas de la universidad, y la universidad debía ser flexible y pintarse de negro, de mulato, no solo entre los alumnos, sino también entre los profesores, que se pintara de obrero, de campesino, que se pintara de pueblo, porque la universidad no es patrimonio de nadie y pertenece al pueblo de Cuba. En fin, la universidad abría sus puertas o se quedaba sin puertas.

Ante esta disyuntiva, y mediante la Ley de la Reforma de la Enseñanza Superior, proclamada el 10 de enero de 1962, la universidad abrió sus puertas. Y aquel proceso inicial tuvo su continuidad en los años siguientes para hacer realidad el pensamiento visionario de José Martí, expresado en 1892, de que Cuba sería la futura Universidad de América.
Fue así que dicha ley estableció la creación de la Escuela de Medicina de Santiago en febrero de 1962 y de la Escuela de Estomatología en agosto de 1963, creándose con ello la Facultad de Ciencias Médicas adscripta a la Universidad de Oriente. En 1967 se produjo la primera graduación de Ciencias Médicas en Santiago de Cuba, con 51 egresados, 32 de Medicina y 19 de Estomatología. Y luego ocurrió el proceso de conversión de la institución independiente: La Universidad de Ciencias Médicas de Santiago de Cuba, teniendo como origen el embrión ya señalado.
Se recalcó que en lo individual cada cual podría recordar sus inicios hasta el día de hoy. Así debía ocurrir con cada oleada de egresados, que ya suman miles, tanto cubanos como extranjeros. Los datos son ilustrativos: 52 961 profesionales entre médicos, estomatólogos, enfermeros y tecnólogos de la salud, de los cuales 4 399 son extranjeros procedentes de 71 países de América Latina y el Caribe, Asia y África.

Los primeros graduados ahora estaban cargados de años y de sueños realizados y de otros muchos que quisieran ver convertidos en realidad en el futuro. Muchas cosas pasaron antes de que se alcanzara este momento de jubileo. Se sabía también que por causas naturales de la fisiología humana o por las circunstancias de la vida y la lucha muchos hoy no estaban presentes.

Se afirmó que afortunados han sido quienes han podido ver este hermoso día de celebración. Quienes han permanecido del lado del honor, cuando miran hacia atrás y cuando contemplan esta obra grandiosa de la Universidad de antes y de ahora, saben que ha significado muchos años de trabajo, de sacrificio y de esperanza. Regocija ver que en algún lugar de la universidad y de otros centros laborales, ya sean facultades, hospitales, policlínicos o clínicas; en fin, en un lugar de Cuba o de otros países, han quedado las huellas, alguna señal indeleble que cada uno de los profesionales dejó en este enorme y bello edificio que un día ya lejano, hace 60 años, empezaron a construir bajo la guía de sus profesores y la ayuda de dirigentes y otros trabajadores. Y esa es la verdadera recompensa.

Así que hoy los egresados pueden patentizar que han sido leales a las tres madres superiores: la patria, la revolución y la universidad. Y, en consecuencia, no hay mayor mérito que éste.

Autor: Wilkie Delgado Correa

*Doctor en Ciencias Médicas y Doctor Honoris Causa. Profesor Titular y Consultante. Profesor de Mérito de la Universidad de Ciencias Médicas de Santiago de Cuba.

Anders Celsius, conozca algo curioso sobre su escala de temperatura

Hace 320 años, el 27 de noviembre de 1701, en Upsala, Suecia, nacía el físico y astrónomo Anders Celsius. Es conocido principalmente por construir el termómetro con la escala de temperatura que ahora conocemos como “Celsius”, en la que se toma al punto de congelación y de ebullición del agua como referencias y se divide el intervalo en 100 partes iguales. Sigue leyendo «Anders Celsius, conozca algo curioso sobre su escala de temperatura»

De los oráculos a las predicciones pandémicas: una historia de nuestra obsesión por el futuro

De los oráculos a las predicciones pandémicas: una historia de nuestra obsesión por el futuroLa crisis de la covid ha desatado la incertidumbre y estimulado una intensa actividad predictiva en medios y redes sobre qué nos espera. De ahí la oportunidad de la exposición La Gran Imaginación: Historias del Futuro, que en la Fundación Telefónica repasa los futuros pasados, los modos de anticipar el porvenir y los escenarios posibles para los próximos años. Sigue leyendo «De los oráculos a las predicciones pandémicas: una historia de nuestra obsesión por el futuro»

Las madres orangután enseñan de manera activa a sus crías a desenvolverse en la vida

Hasta ahora se creía que estos grandes simios aprendían siguiendo el modelo pasivo de sus progenitores. Sin embargo, un nuevo estudio muestra por primera vez que las madres orangután, participan activamente en el aprendizaje de las habilidades de sus crías. Sigue leyendo «Las madres orangután enseñan de manera activa a sus crías a desenvolverse en la vida»

Que nadie piense que, siguiendo una dieta poco saludable, por tomar un superalimento va a mejorar su salud

¿Qué son los superalimentos? ¿Es un concepto legal o científico? ¿Sus propiedades de sustentan en estudios científicos? ¿Hay que introducirlos en la dieta? ¿Pesa más lo exótico que lo nutricional a la hora de decidir si se consumen o no? Sigue leyendo «Que nadie piense que, siguiendo una dieta poco saludable, por tomar un superalimento va a mejorar su salud»

Estos son los cambios en nuestro estilo de vida que sí importan frente a la crisis climática

Adoptar nuevos hábitos para combatir el cambio climático supone modificar cómo nos desplazamos, consumimos y nos alimentamos. No es fácil: en general, los europeos son reticentes. Además, las acciones individuales deben ir acompañadas de políticas climáticas para limitar el aumento de la temperatura media global a 1,5 ºC. Sigue leyendo «Estos son los cambios en nuestro estilo de vida que sí importan frente a la crisis climática»

La mitad de las aves rapaces que se reproducen en el Norte de África están en peligro de extinción

La mitad de las aves rapaces que se reproducen en el Norte de África están en peligro de extinciónLa Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza ha evaluado el estado de conservación de 36 especies de aves rapaces que se reproducen en el norte del continente africano. Sigue leyendo «La mitad de las aves rapaces que se reproducen en el Norte de África están en peligro de extinción»

El oído interno de los primates del Mioceno esconde claves de la evolución humana

El oído interno de los primates del Mioceno esconde claves de la evolución humanaUn estudio liderado por el Instituto Catalán de Paleontología Miguel Crusafont analiza la relación de parentesco entre dos grandes primates antropomorfos extintos a partir de la forma de los canales semicirculares de su oído interno. Esta estructura revela datos que reconstruyen el parentesco entre las especies de primates fósiles y confirma que ambos homínidos son distintos entre sí y muy similares a los chimpancés y a los bonobos actuales. Sigue leyendo «El oído interno de los primates del Mioceno esconde claves de la evolución humana»

Las aletas de los peces y los dedos humanos se forman mediante mecanismos similares

Un estudio del CSIC analiza los procesos genéticos que dan lugar a las aletas y los dedos humanos, con el objetivo de conocer mejor cómo se produjo la conquista del medio terrestre por parte de los primeros vertebrados. Sigue leyendo «Las aletas de los peces y los dedos humanos se forman mediante mecanismos similares»